MARQUINHA: LA MODA BRASILEÑA QUE PODRÍA CAUSAR CÁNCER DE PIEL


Romero dice que la ansiada 'marquinha' con cinta adhesiva simula a la perfección el bikini más diminuto y que "encanta a los hombres".


"La Marquinha" es la nueva moda que arrasa en las playas de Río de Janeiro y consiste en tomar tres horas de sol sin protección y luego tomarse una fotografía en la que quede plasmada la diferencia entre la sombra de la bikini y el resto del cuerpo.

 

Impulsada por Erika Romero, una conocida emprendedora brasileña de 34 años que fundó su negocio, 'Erika Bronze', en una terraza del barrio de Realengo, en la zona oeste de Río de Janeiro, esta moda es furor en las playas de Río, aunque son muy pocos los que se percatan de la gravedad de exponerse al sol sin ningún tipo de protección, como la posibilidad de  contraer cáncer de piel.

 

El día a día se desarrolla con alrededor de 30 mujeres que pagan 70 reales -poco más de 20 dólares- para tomar el sol durante unas tres horas (hora y media de frente y otro tanto de espaldas) mientras hablan con otras clientas, miran el teléfono móvil, les sirven agua y les mojan con pequeñas bombas de agua para aplacar el calor. 

 

El precio de la belleza

Para llegar a la preciada terraza de Erika, las clientas tienen madrugar y presentarse en la puerta antes del amanecer o aguardar con paciencia hasta tres horas en la sala de espera.

 

Erika cobra alrededor de 20 dólares por cada una de estas sesiones, gracias a las cuales el verano pasado logró facturar 24.000 dólares y prevé 30.000 dólares para esta temporada. Este preocupante aumento en la demanda del 'servicio' se ve reflejado en su página de Facebook, cuyo número de seguidores se ha duplicado en menos de dos meses, contando ya con casi 60.000 'me gusta'.

 

Erika se muestra segura de que "este tipo de práctica para broncearse va a recorrer el mundo entero" y asegura que no la frenará ni siquiera el clima adverso porque, comenta, tiene "otro tiempo de tratamiento para los días que llueve" que consiste en "una crema natural".

Nuevos problemas de salud

Para ella, no hay riesgos por la prolongada exposición de sus clientas a los rayos ultravioletas porque "siempre usan protección solar", aunque se la aplican una sola vez y el nivel de protección es 15, con un calor sofocante y bajo el sol "más fuerte de todo Río de Janeiro", según sus vecinos.

 

Si esta tendencia logra expandirse por el resto de Latinoamérica, esto equivaldría a nuevos problemas para las autoridades de salud de la región, en donde la mortalidad debida al cáncer de piel ha crecido en más de 68 por ciento durante las últimas dos décadas y media.

 

Además hay que señalar que la piel no solo es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, sino que tiene memoria, por lo que las quemaduras por insolación o por exposición prolongada al sol pueden pasar factura con los años. La mejor manera de prevenir es proteger adecuadamente la piel cuando vayamos a tomar el sol y, sobre todo, evitar las horas de más intensidad (las horas centrales del día).

 

Recomendaciones que en el caso de la marquinha se incumplen, porque el objetivo es broncearse lo máximo posible y en el menor tiempo. 

 

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en Brasil, comprendiendo el 30 por ciento de todos los tumores malignos registrados en ese país. El Instituto Nacional del Cáncer brasileño estimó que entre el 2016 y el 2017 alrededor de 98.000 mujeres lo contraerán, de las cuales 3.000 sufrirán de melanoma maligno, que es el cáncer de piel más mortal.

 

Fuente 1 2

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0