¡LA DEPRESIÓN SI SE PUEDE SUPERAR!

Por la M.Sc. Indira Rodríguez Pacheco

Psicóloga


Muchas personas no buscan ayuda porque consideran normal sufrir en silencio.


La depresión no es una tristeza ocasional

Hace unos días me llamó un amigo por celular y me preguntó por su hermana, que usualmente veo todos los días porque somos vecinas:

 

Hoy has visto a Rosa?

No! Estoy fuera de la casa, respondí.

Huy! La ando buscando... es que anda deprimida por lo del trabajo...

 

Continuamos un poco más la conversación y me quedé pensando en el asunto… Lo que quedó en mi cabeza fue la palabra que utilizó: deprimida. Entonces pensé con cuánta ligereza utilizamos esa palabra y tendemos a utilizarla como sinónimo de triste…

 

Me vino a la cabeza cuan lejano está esa palabra (usada en ese contexto)  de su significado real y cómo una persona con depresión puede estar tan grave como para padecer alteraciones del sueño y el apetito, no cuidarse su apariencia ni su salud, presentar enlentecimiento, tendencia a usar un tono de voz bajo, presentar llanto fácil, tener una disminución de la atención, ideas pesimistas, estar irritable, apática y con una actitud de desesperanza.

 

Y entendí que mi amiga estaba muy lejos de tener depresión, sólo estaba pasando por un periodo de tristeza por no haber alcanzado una meta laboral. La tristeza o decepción es parte de afrontar los retos, frustraciones o pérdidas de la vida diaria. Son sentimientos importantes y naturales de identificar, aceptar y sobrepasar.

 

Por otra parte según la American Psychological Association “La depresión se produce cuando sentimientos de profunda tristeza o desesperación duran como mínimo dos semanas o más y cuando interfieren con las actividades de la vida cotidiana como trabajar o incluso comer y dormir. Las personas deprimidas tienden a sentirse indefensas y sin esperanzas y a culparse por tener estos sentimientos. Algunas pueden tener pensamientos de muerte o suicidio. Las personas con depresión pueden sentirse abrumadas y agotadas y dejar de participar en ciertas actividades cotidianas, retrayéndose de familiares y amigos.” 

 

La depresión afecta la calidad de vida

Según la OMS más del 25% de la población mundial presenta trastornos que afectan su salud mental en algún periodo en el curso de la vida. Considera que específicamente la depresión es un trastorno mental frecuente. Se calcula que afecta a 350 millones de personas en el mundo. Aunque en CR “se carece de estudios recientes, en una investigación que se realizó en el cantón de Desamparados en 1988, se encontró que, la prevalencia global para depresión fue de 6.8%”. 

 

La depresión afecta el bienestar y calidad de vida de las personas y tiene un impacto en la economía familiar y nacional. Así lo constata la CCSS:  “Según un estudio de la Caja costarricense de Seguro Social de 2001, la depresión constituyó el segundo lugar de causa de incapacidad laboral”.  La OMS  (Organización Mundial de la Salud) afirma que la depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad. Afecta más a la mujer que al hombre y en el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio. 

 

Todas y todos podemos colaborar para mejorar el bienestar de estas personas, este artículo pretende dar algunas sugerencias al respecto. Giorgio Nardone, fundador del Centro de Terapia Estratégica de Arezzo en Italia; afirma que “la depresión no es un mal incurable y que su superación no requiere necesariamente terapias a veces más devastadoras que la propia enfermedad.

 

En palabras de Francisco de Asís, a menudo  basta un único rayo de luz para disipar mil oscuridades ” 

 

Perspectiva psicosocial de la depresión

 En toda condición humana deben valorarse los aspectos biológicos, psicológicos y sociales, para entender y apoyar a las personas en su integralidad. En las últimas décadas ha habido una sobrevaloración de los aspectos biológicos del sufrimiento, cayendo en la sobremedicación de antidepresivos.

 

La bibliografía indica que solo “en el diez a trece por ciento de los casos la manifestación depresiva puede ser efectivamente considerada de naturaleza biológica”, por lo que en el noventa por ciento de los casos puede ser tratada desde una perspectiva psicosocial, es decir con psicoterapia.

 

En este sentido en la depresión está en juego el aspecto relacional de la persona consigo misma, con las personas que le rodean y en su relación con el mundo circundante. En psicoterapia se trabajan estrategias de manera que la persona experimente cambios pequeños y paulatinos cambios (como ese fino rayo de luz que disipa mil oscuridades) que le posibilitarán salirse de formas de reacción rígidas que la han llevado a responder de una manera que la perjudica y que la mantiene la deprimida.

 

¿Cómo funciona la depresión?

Según el Centro de Terapia Estratégica de Arezzo  se ha identificado que la persona deprimida tiende a reaccionar a su situación de tres maneras distintas como son:

  1. La tendencia a renunciar y no combatir los problemas,
  2. Tendencia a delegar dejando que los demás resuelvan sus asuntos y
  3. Tendencia ponerse como víctima cayendo en sentir una gran falta de recursos para poder afrontar la vida.

Esta renuncia corresponde a “la imagen de “una persona “paralizada” por el rechazo a hacer cualquier cosa.

  • El comportamiento está ralentizado.
  • Desmotivado.
  • La ideación es negativa (¡no hay nada que hacer!);
  • El placer, en cualquiera de sus formas está ausente.
  • El humor se halla caracterizado por una general ausencia de esperanza (sine spes): la posición de quien ahora solamente puede padecer.

Es la tragedia de la impotencia, que deja espacio, a veces, solamente a la lamentación. El paciente es una marioneta con los hilos cortados.” 

Muchas veces para que se instaure la renuncia la persona experimenta una desilusión muy grande en relación con otra persona, consigo mismo/a o con relación a algún acontecimiento de la vida (problema laboral, traiciones, luto, traumas, desastres naturales, enfermedad física crónica, entre otros). Algo en lo que creía, se rompe. En la depresión “la creencia de fondo se hace añicos, se rompe, y el paciente, incapaz de reconstruirla, renuncia".

 

En la terapia se recurre a estrategias para cambiar estas formas de sentirse y reaccionar de manera que se logra que la persona vaya experimentando sus capacidades y recursos y posibilita hacer cambios de perspectiva y creencias. Se lleva a que la persona realice tareas entre las sesiones de manera que lo lleven a experimentar otras visiones y capacidades.

 

Con pequeños pasos se logran realizar cambios en esa respuesta  constante de la renuncia y así se lleva de forma paulatina al paciente en la dirección de la superación de su depresión, es un proceso lento y constante; como dice el refrán: “El que va despacio, llega lejos”.

 

Es importante recalcar que muchas veces la persona deprimida lucha contra sí misma, contra su falta de voluntad y desea cambiar; pero ha entrado en un ciclo de pensamientos y comportamientos rígidos que la hunden más. Usualmente siente vergüenza de su estado y se siente culpable, por lo que tiende a aislarse.

 

Muchas personas no buscan ayuda porque consideran normal sufrir en silencio o porque cree que nadie la puede ayudar, además algunos creen que no existe un tratamiento efectivo. También pasa que cuando busca ayuda no recibe la atención requerida.

¿Qué podemos hacer si sospechamos que alguien en nuestro alrededor sufre de depresión?

Para responder esta pregunta recurrí a tres profesionales costarricenses, destacadas y con experiencia en la atención psicológica, ellas nos dan sus comentarios al respecto.

  • Gabriella DÀrsié, Psicóloga Clínica, con más de 30 años de experiencia, manifiesta que es importante,

"Reconocer antes que nada que la persona se siente mal y que ello no depende de su voluntad; así que no se le debe decir mensajes como no debiera estar así o que no tiene motivos para estar mal. Hay que acompañar, escuchar y no juzgar, al mismo tiempo saber que uno no puede resolver; pero sí puede disminuir ansiedades y presiones innecesarias".

Recomendarle la búsqueda de un buen profesional que pueda ayudarle a crear conciencia de su condición, validando, al mismo tiempo, sus emociones.

D’Arsié afirma que “La red de apoyo familiar es muy importante, representa un factor de protección único, siempre y cuando sea asertivo. De lo contrario puede ser más bien un problema.

  • Así mismo Marjorie Moreno Salas, Psicóloga Clínica en CCSS, sugiere que cuando se presume que alguien presenta depresión debe:

Buscar ayuda profesional empezando por realizar una valoración física para asegurarse que lo físico esté bien. Puede ir al EBAIS y pedir ayuda, buscar que se le dé seguimiento.

El especialista en salud mental va a tratar de revisar el ambiente para ver si se puede modificar positivamente. Además va a revisar la relación de pareja porque muchas veces hay dificultades en esa área, y realizará un proceso para promover que el paciente realice los cambios necesarios.                 

  • Por su parte, Ana Mora, Psicóloga Clínica en CCSS (Hospital Psiquiátrico) comenta: "Es importante tener información sobre la sintomatología depresiva para comprender la enfermedad. No es igual un Trastorno Depresivo Mayor, que un Trastorno Depresivo Recurrente o una Reacción de Ajuste de tipo Depresivo, depende de lo que describa el familiar o amigo cercano.

Detectar los factores de riesgo, entre ellos si hay disparadores de un intento de autoeliminación. Por ejemplo la ideación suicida es una emergencia y resulta necesario como factor protector buscar al especialista en salud mental. En ocasiones puede requerir de hospitalización y apoyo farmacológico, además de psicoterapia.

 

Estas personas necesitan contar con las personas que les rodean, que les apoyen familias, amistades, colegas y vecinos. Es importante de tomar también en cuenta, que la depresión no es una enfermedad biológica, la parte biológica es sólo una parte de la depresión y los fármacos sólo una parte de la solución, esto implica que si se da solamente el fármaco, este no soluciona el problema. Es necesario realizar un trabajo de psicoterapia a nivel cognitivo e interpersonal.

 

Es importante que la familia y personas que le rodean conozcan que la depresión aparece cuando la persona no logra encontrar los recursos para enfrentar las exigencias ya sea internas o externas. Esto es cuando no logra enfrentarse con eficacia a su entorno y manejar asertivamente sus conflictos. Esto le lleva a sus distorsiones cognitivas. Para los familiares es un reto aprender a detectar claramente las mismas, sin caer en el pobrecito, típico de los Ticos.

 

Parte de las distorsiones cognitivas que tiene la persona deprimida es hablar en términos absolutos, por ejemplo tienden a decir: “siempre me pasa a mi”, “Nunca voy a mejorar”. Por lo que dar una respuesta de consejería no es la mejor opción.

 

Para el proceso psicoterapéutico, con apoyo de la familia, se recomienda desarrollar la habilidad para moldear experiencias diferentes, lo cual se conformará en uno de los ejes para contribuir a redimensionar su sistema perceptivo. Se le lleva a la persona a reconocer formas de hacer las cosas de otra manera y así buscar nuevas oportunidades. Cada nueva experiencia desarrolla los recursos internos, es la habilidad para enfrentar riesgos y desarrollar destrezas".

 

Aspectos necesarios de tomar en cuenta

  1. No permanecer viviendo en el pasado.
  2. Evitar el compararse con otros.
  3. Mirar los obstáculos que le hacen permanecer en una mirada depresiva.
  4. Apuntar a soluciones intentadas efectivas.
  5. Definir lo importante y no ignorar las necesidades y lo más importante jamás rendirse. 

Aunado a un proceso de psicoterapia un estilo de vida saludable que incluya deporte o ejercicio físico, tiempo equilibrado para trabajo y descanso, buenos hábitos de alimentación y sueño, recurrir a medicina alternativa y soporte social de la familia y amigos/as; se constituyen en un complemento del tratamiento y en factores protectores para prevenir posibles recaídas.

 

Si conoce a alguien que sospeche esté con depresión, llame al número 8927 9709 o encuentrame en facebook, Indira Rodríguez Pacheco y con gusto lo orientamos y asesoramos.

Fuentes 1, 2, 3


M.Sc. Indira Rodríguez Pacheco

 

Por M.Sc. Indira Rodríguez Pacheco

Master en Estudio de la Violencia Social y Familiar de la UNED

Lcda. en Psicólogía de la UCR

Psicóloga miembro del Colegio Profesional de Psicólogos de Costa Rica 


Escribir comentario

Comentarios: 0