VISITA GINECOLÓGICA ADOLESCENTE | ¿CUÁL ES LA EDAD ADECUADA?


Tú primera cita con el ginecólogo puede ser todo un desafío y puedes estar hecha un manojo de nervios, pero es importante que asistas por el bien de tu salud sexual y reproductiva. Aquí, ¿Qué hacer para superar el miedo?


No te extrañes, no eres el único caso: la gran mayoría de las mujeres se sienten incómodas cuando llega la hora de visitar al ginecólog@, ya que el encuentro con este especialista pone a prueba su pudor y las enfrenta con el temor de saber que padecen alguna enfermedad, más si es la primera vez que acuden a esta persona de bata blanca.

 

Pero bueno, mejor toma las cosas con filosofía y afróntalo como es, con todas sus ventajas: la relación con tu ginecólog@ va a ser muy útil para ti, y no sólo para prevenir enfermedades de transmisión sexual, sino también embarazos no deseados. Esto es muy importante si deseas lo mejor para ti, y quieres decidir sobre tu propia vida.

 

¿A qué edad debes tener tu primer cita ginecológica?

El experimentado gineco-obstetra Abel García López afirma que la mujer debe acudir obligadamente al ginecólogo cuando empieza su vida sexual activa, aunque hay otras causas para visitarlo antes de esta fecha: "Hablamos del momento en que aparecen los trastornos menstruales, muy comunes en adolescentes de 12 a 15 años, los cuales consisten en el adelanto de la menstruación (es factible que haya dos periodos en un mes, por ejemplo), retraso de la regla o casos completamente irregulares en que hay retraso y adelanto".

 

Sin embargo, afirma el egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desde hace aproximadamente cinco años ha sido notorio el aumento de mastopatía fibroquística, enfermedad en la que la paciente tiene dolor y sensación de bolitas en los senos, como una de las causas más comunes de consulta ginecológica. "Este padecimiento es propio de la juventud, pero recientemente se ha visto desde los 13 o 14 años, lo cual hace que la chica y su mamá acudan al especialista, pensando que pudiera tratarse de cáncer de mama. Afortunadamente, a esta edad es casi imposible que esto ocurra".

 

Salvo las excepciones mencionadas, una joven que no sufre alteración en el ciclo menstrual o dolencia alguna debe acudir por primera vez al ginecólogo al momento de iniciar su vida sexual activa, aunque lo ideal es que lo haga antes, dice el catedrático de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza (UNAM), "para conocer las enfermedades de transmisión sexual y los métodos de planificación o control natal. Esto es fundamental porque el inicio sexual ocurre entre los 15 y 17 años, según lo que nos dicen las pacientes", sentencia el experto.

 

¿Pediatra o ginecólogo?

En los últimos tiempos se ha hecho más frecuente que las niñas empiecen a menstruar en edades precoces (8 o 9 años), por lo que además de que es necesario explicarles los cambios fisiológicos que les ocurren en lenguaje apropiado para su edad, puede surgir la duda de quién debe brindar atención: el pediatra o el ginecólogo.

 

El Dr. García López explica que esta disyuntiva existe incluso entre ambos especialistas porque, por un lado, el primero de ellos es por definición quien debe atender a menores de 12 años de edad, pero por el otro, "hay que considerar que los ginecólogos son quienes deben atender a las mujeres en cualquier etapa de la vida si tienen alguna enfermedad propia de sus genitales".

 

En una situación real, lo más conveniente es que los médicos decidan de acuerdo con cada caso. "Puede ser que la mamá prefiera llevar a la niña con uno u otro, pero es entonces cuando los especialistas debemos medir nuestra capacidad y ver hasta qué punto la enfermedad se relaciona con Pediatría o Ginecología, ya sea para traspasar la responsabilidad al otro facultativo, o bien, tratarla conjuntamente".

 

De cualquier forma, "habitualmente, el trastorno menstrual a temprana edad lo atendemos los ginecólogos, y lo más común es que el pediatra nos remita a la paciente. Como ya se mencionó, en estos casos tenemos mucho cuidado con el trato que damos, porque prácticamente hablamos de infantes y de algo que influirá en el futuro sexual y ginecológico de la chica".

 

Lo que te espera en tu primera cita

Es común que en la primera consulta con el ginecólogo, realice algunas preguntas sobre cuándo comenzó tu menstruación y si eres regular, es decir, si tu regla ocurre cada mes.

 

También te preguntará cuándo iniciaste tu vida sexual activa (si es que la tienes) y a qué método de anticoncepción recurres. No te preocupes: no te va a juzgar.

 

Los exámenes a los que te someterá son:

  1. Revisión general de tu estado de salud.
  2. Medición de talla y peso.
  3. Exploración de senos, seguida de indicaciones para que sepas cómo hacerlo en tu propia casa.
  4. Si ya has tenido relaciones sexuales, se te realizará revisión externa de los genitales, para verificar que no haya anormalidades. Luego comienza la revisión interna: el ginecólogo te colocará un espejo vaginal muy estrecho y pequeño, con el que podrá ver directamente el cuello del útero o matriz y el interior de la vagina para buscar quistes (bolitas) o verrugas.
  5. Luego se realiza el papanicolaou, examen que toda mujer sexualmente activa debe hacerse cada año. Sirve para detectar posibles células cancerígenas y consiste en introducir pequeño cepillo dentro del cuello del útero o matriz para tomar una muestra de tejido que se analizará en el laboratorio.
  6. Por último, te someterá a la exploración llamada bimanual, donde se mide y toca la consistencia de la matriz y de los dos ovarios, por encima del estómago.

¡Eso es todo! Puede parecer terrorífico, pero esto lleva sólo algunos minutos y, claro, una vez que pasaste la prueba, las demás ocasiones en que acudas te serán mucho más sencillas.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0