SEXO Y DEPORTE, MITO O CIENCIA


Todo depende de cada individuo, para "algunos pueden sentir que el sexo ayuda a aliviar la ansiedad, mientras que para otros se convierte en una distracción".


 En el mundo del deporte existe un máxima que, por mucho repetirse, se considera una verdad irrefutable: antes de realizar una actividad deportiva no se deben mantener relaciones sexuales. Y más cuando se está por afrontar una competencia exigente.

 

Esta discusión, por más moderna que parezca, comenzó en realidad en tiempos antiguos, cuando se realizaban las primeras disputas deportivas. Ya en el 444 a.C, el filósofo griego Platón sostenía que "los competidores olímpicos antes de las carreras deben evitar la intimidad sexual". Algunos siglos después -en el 77 d.C.- el escritor, científico, naturalista y militar latino Plinio el Viejo escribió que "cuando los atletas están faltos de energía, hacer el amor puede revitalizarlos".

 

Pensamientos de algunos famosos deportistas

  • Dentro del ring, el que más lejos llevó esta teoría fue Muhammed Alí, el peso pesado más grande de todos los tiempos, quien aseguraba que no tenía relaciones hasta seis semanas antes de una pelea.
  • Linford Christie, el velocista nacido en Jamaica, pero que representó a Gran Bretaña y obtuvo la medalla de plata en Seúl '88, comentó en una entrevista que "un jugueteo la noche antes de una carrera hizo que sus piernas se sintieran como plomo"
  • Entre las mujeres, Ronda Rousey, la primera campeona de peso gallo y leyenda del extremo Ultimate Fighting Championship, dijo que le gusta ponerse a trabajar en la cama antes de hacerlo en ring: "A las mujeres les eleva los niveles de testosterona, así que trato de tener tanto sexo como sea posible antes de una lucha".
  • En el mundo del fútbol uno de los referentes internacionales más conocidos es el italiano Favio Capello, ex entrenador de Milán, Real Madrid y la selección inglesa entre otros, quien no solo prohíbe los encuentros íntimos de sus jugadores, sino que además es capaz de instalar cámaras para controlarlos.
  • Por su parte, Donato Villani, histórico médico también de la Selección, explicó durante el Mundial de 2010 que "una persona con un peso normal pierde durante un acto sexual entre 400 y 700 kilocalorías, y eso se recupera con un vaso de leche y dos galletas". Para el traumatólogo el sexo está permitido, pero se deben excluir "los aditamentos": alcohol, comida pesada y trasnochar.
  • Daniel Tangona, entrenador personal certificado por la National Council on Strength & Fitness, para quien "depende de cada deporte": "Hay casos de futbolistas con pubalgias, porque en la alta competición puede influenciar el rendimiento deportivo debido a que se usan músculos que pueden afectar la producción del ácido láctico, por ejemplo. Depende de cada uno finalmente, de tomar la mejor decisión posible. Jugar un poquito no esta mal, pasar toda la noche en vela, seguramente cambia todos tus ritmos".

¿Qué dice la ciencia?

A mediados de la década del '90 se realizó uno de los primeros estudios sobre la temática, a cargo de la American Society of Exercise Physiologists, que analizó el desempeño de 11 hombres en la cinta dos veces, una luego de haber tenido relaciones 12 horas antes y otra sin sexo. Los resultados demostraron que no hubo diferencia, pero la muestra fue tan pequeña que no se lo consideró conclusivo.

 

A principios de siglo, la Universidad McGill University, en conjunto con el Centre for Clinical Epidemiology and Community Studies, de Canadá, realizó un exhaustivo análisis de 31 estudios publicados en la prestigiosa Clinical Journal of Sports Medicine. Según los científicos no existían evidencias contundentes. En las conclusiones aseguraron que el "agotamiento no puede ser un factor determinante para el desempeño de un deportista, debido a que una relación sexual sólo se quema entre 25-50 calorías, el equivalente a subir dos tramos de escaleras". Además, explicaron que todo depende de cada individuo, para "algunos pueden sentir que el sexo ayuda a aliviar la ansiedad, mientras que para otros se convierte en una distracción".

 

Seguro que alguna de estas preguntas ha pasado por tu mente pero nunca te has atrevido a lanzarlas. Le damos respuesta a algunas de ellas:

¿Me perjudica practicar sexo antes de las competiciones o entrenamientos importantes?

Psicológicamente es beneficioso y se ha demostrado que el sexo no influye en el rendimiento físico si hay al menos de dos horas de descanso.


¿La actividad sexual es más completa físicamente si cambias a menudo de pareja?

Por norma general el ejercicio que te causa menos estrés es más beneficioso (y buscar nuevas parejas puede resultar algo estresante), pero dependerá de tus hábitos. Lo que sí que está demostrado es que el acto sexual con pareja habitual es psicológicamente mejor.

¿Puedo lesionarme practicando sexo?

Siempre habrá excepciones, pero el sexo es uno de los ejercicios más seguros. Incluso si ya padeces una lesión.


¿Qué es más beneficioso desde el punto de vista de la salud, un coito o salir a trotar media hora?

Ambos pueden ser igual de buenos. Tanto física como psicológicamente. Siempre, en el deporte y la salud, lo ideal es alternar varios deportes.


El sexo puede ser considerado deporte, ¿eso incluye también a la masturbación?

La masturbación es un ejercicio de menor intensidad que el sexo. No obstante, ambos son excelentes actividades cardiovasculares y psicológicas.


¿Qué hábitos abren el apetito sexual?

Te adelantamos que los mitos sobre los efectos afrodisíacos de las ostras y el mariscos... Son verdad.



De la misma manera, el acto sexual no deja de ser un ejercicio físico con un alto grado de repercusión psicológica, porque resulta muy satisfactorio.

 

El psicólogo Gervasio Díaz Castelli explicó a que la relación entre un bajo desempeño atlético después de tener sexo "no es que un mito".

 

"En la vida sexual tanto el orgasmo como la eyeculación son la descarga del aparato psíquico por excelencia, libera de tensión y ansiedad a la persona. Nada descarga como eso, ni salir a correr o realizar otra actividad física".

 

Es más, para el psicólogo tiene efectos positivos desde la perspectiva de la concentración: "Un deportista de alto rendimiento que ingresa a una competencia satisfecho sexualmente lo hace con mucho menos presión mental. Va a estar más frío, con mayor capacidad para la estrategia, va a soportar más la presión del entorno, la mirada del otro. Y todo porque psíquicamente está descargado.

Escribir comentario

Comentarios: 0