VÉ Y SÉ TODA MUJER, TODA LA QUE PUEDAS SER!

Hanna Gabriels

Actual Campeona Mundial Súper Welter WBO y WBA

Créditos fotográficos: Eloy Mora


"¡Me parece que dentro de lo que somos, logramos y no logramos, somos la mujer que podemos ser o tratamos de ser!"


He tenido siempre la oportunidad de estar rodeada de mujeres maravillosas, mujeres llenas de Dios aún cuando Cristo no habitaba mi corazón, su ejemplo, sus valores y sus principios me dejaron siempre saber que eran valiosas, únicas y necesarias en mi vida y agradezco de sobremanera su amistad, amor y apoyo incondicional para ayudarme a crecer y convertirme en la mujer que soy hoy.

 

A diario recibo mensajes de mujeres que buscan una palabra de aliento, un consejo, una oración... y cada vez que ésto sucede, le pido a Dios que me ayude a ser esa herramienta por medio de la cual, Él haga llegar su mensaje.

 

De todas las mujeres que conozco, un 80% han sufrido algún tipo de acoso o abuso de pequeñas dentro de su círculo familiar o amigos de la familia... que triste; pero es aún mas aberrante, porque todas ellas lo han o siguen callando, llevan a cuestas una experiencia y en la mayoría de los casos una culpa que no les pertenece, cuidando a todos los que se verían afectados si decidieran hablar, menos a ellas mismas.

Éstas experiencias abominables, son por sí solas, un gran obstáculo para quererse y valorarse y para aprender a hacerlo. Y sin embargo, hay mujeres que lo logran, hay mujeres que lo intentan, hay mujeres que están en la búsqueda, ésto es de valientes.

 

Veo casos como el de la niñita de 13, embarazadita por quien se supone debía cuidarla, protegerla y guiarla por la vida y por ahí anda él fresco, sin el peso de la ley cayendo sobre el como debiera ser.

 

¡Que porquería!

 

Vivimos en un mundo dónde la gente justifica y aprueba éstas cosas, quienes causan daños como estos andan libres por ahí marcando a más, pero por una u otra razón, somos siempre las culpables y merecedoras aveces solo el hecho de haber nacido mujer nos expone a ésto y si no, que ¿para qué andan solas?,  ¿Y para qué se visten "provocativas" si no andan buscando ese tipo de atención?, que ¿porqué no se tapan la teta cuando le dan al carajillo (ojo: ésta es la continua justificación de el porqué del acoso callejero y en tantas ocasiones violaciones y asesinatos), éstos y miles de argumentos idiotas que sólo buscan justificar actos atroces.

 

Entonces quién justifica, quién perpetra, quién se hace de la vista gorda; piensa que es suficiente decir que el mundo funciona así, que nada se puede hacer... y así darse permiso para repetir los patrones por no tener un sentido de criterio propio, personalidad, valores y la incapacidad de eliminar su inmundicia y no propagarla.

 

Mediocres, Cobardes...


¡¡No permitamos que quienes nos han hecho daño, dañen a otros, a costillas de nuestro silencio!!


Pero nada de ésto va a cambiar mientras nosotras lo permitamos y no hablo de hacerle caso a los porqués y para qués que mencionaba anteriormente.

Hablo de no guardar silencio, hablo de hacer respetar nuestro pensamiento, opinión, nuestro cuerpo, hablo de aprender a cuidarnos y ayudarnos primero para poder hacerlo con otros, hablo de dejar de creer que cada vez que alguien se acerca a nuestra vida es para bien o la labia con la cual caemos o hemos caído.

 

Debemos ser minuciosas, cuidadosas, darle tiempo al tiempo antes de apresurarnos, y entregar nuestra esencia, nuestros cuerpos y nuestra confianza a quién no es merecedor o merecedora de ello, porque para quien se pone una máscara de mentiras en el rostro para engañarte, tu paciencia y el tiempo son verdugos.

 

No les digo seamos fuertes

Porque ya lo somos, sí les digo, fortalezcamos nuestra autoestima, ofrezcamos nuestro apoyo, eliminemos a las personas de nuestro entorno que no representan nada positivo, que buscan saber de nuestra vida para regocijarse en nuestro sufrimiento y difundirlo por donde se pueda, no permitamos que quienes nos han hecho daño, dañen a otros, a costillas de nuestro silencio.

 

No tengamos miedo de perder a quien no le importa perdernos o quien no está dispuesto a valorar lo que somos y aportamos a su vida....

El amor de Cristo y el amor propio debe de ser y es más que suficiente, el de nuestra pareja, hijos, familia y amigos llega a ser un complemento, una dicha más....

 

En el mundo de cosas que tengamos que lidiar internamente, junto con los factores externos y las diferentes circunstancias de la vida, procuremos edificarnos a nosotras mismas y a otras, nuestras hijas necesitan, NO que les digamos como nos hubiera gustado ser tratadas o valoradas o como nos hubiéra gustado hacer las cosas (basadas en nuestra experiencia); ellas necesitan ver el ejemplo, vernos empoderadas y legítimas en nuestro pensar y accionar, para tener una oportunidad en el futuro de cometer menos errores y más decisiones acertadas.

 

Aprendámos a perdonarnos, que aunque pareciera que algunas no valen un cinco, en ocasiones, en su propia desdicha no son capaces de darse cuenta del daño que se hacen y que hacen a los demás, la verdad es que; no es que no sean valiosas, creo que simplemente nunca nadie les permitió descubrir su potencial, nunca nadie les enseñó el amor y respeto propio,  posiblemente, por sus vidas habrán pasado muchos y muchas más que decidieron aprovecharse en vez de cuidarles y guiarles y aunque así sigan caminando por la vida y aunque de muchas formas hayan afectado y herido a otras.

 

Nosotras quiénes ya conocemos de que estamos hechas, nuestro peso; nuestro valor, NO tenemos excusa para no ofrecer lo que nos ayudó a crecer... El perdón.

 

Porque al final no sólo debemos perdonar a otros, primero debemos perdonarnos nosotras mismas, es un hecho que al enfrentarnos con nuestro Yo, mucho no es agradable a nuestros ojos, pero sin verlo, sin reconocerlo, sin aceptarlo y sin el deseo de no querer volver a lo mismo, nunca podríamos crecer como ser humano y nunca podríamos sentirnos realizadas en el género y vida que nos tocó vivir.

 

Ámense, y no sólo aceptándose en la mañana frente al espejo en lo que somos y no podemos cambiar, somos tal cual somos ámense también en lo que ven en el espejo y quieren o es necesario cambiar, porque no hay nada de malo en querer ser una mejor versión tanto interna como externa.

 

Los esteriotipos se pueden ir al carajo... Lo que debe quedar es una percepción sana de nosotras mismas.

 

A vos mujer te digo:

Vé y persigue metas y sueños, vé y vive la vida con amor, ilusión, un poco de rebeldía y sobriedad, con calma, paciencia y tolerancia.

Abrazá el mujerón que sos, cabeza en alto, que a pesar de haber nacido mujer y con tanto en contra, en un mundo que espera y que dicta que estás destinada a ser tachada, débil, poco talentosa, menos inteligente como escuché a un baboso legislando por ahí), vos seguís acá, probando que sos lo que aceptás de tí misma ser...no lo que se impone.

 

Vos habrás podido ser víctima de personas malintencionadas y situaciones desgarradoras, pero hoy vos podés decidir no ser víctima un segundo más de toda esa porquería, vos sos una guerrera, vos te levantás y harás de vos misma la mejor mujer que puedes ser.....sí, cada día, cada logro, cada avance, cada tropiezo, cada lágrima y sonrisa, cada vez serás mejor mujer.

Vos podés....Yo sé que sí.


 

Hanna Gabriels

  • Actual Campeona Mundial Súper Welter WBO y WBA
  • Estudiante de Terapia Física en la Universidad Santa Paula

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Indira RP (lunes, 13 marzo 2017 20:46)

    Excelente mensaje de una Mujer luchadora!
    Todas tenemos derecho a vivir una vida sin violencia, principalmente no recibir violencia de quienes tienen el deber de protegernos. Saludos!