CONOCE MÁS SOBRE LA MENOPAUSIA!


La menopausia o climaterio es una etapa totalmente normal en la vida de la mujer. Aunque todas las mujeres vayan a vivir esta etapa, es frecuente enfrentarse a la menopausia con desasosiego y temor. ¡Infórmate!


Durante el proceso de envejecimiento natural se va reduciendo poco a poco la producción de hormonas y esto puede provocar síntomas físicos como sofocos, aumento de la sudoración, problemas para conciliar el sueño o aumento de peso.

 

Además, puede afectar al estado anímico de la mujer.

 

Etimológicamente, la menopausia se podría traducir como la interrupción o el fin de la menstruación. Y es que, el climaterio comienza cuando los ovarios dejan de fabricar poco a poco estrógenos (las hormonas sexuales femeninas) y se pone fin a las menstruaciones y a la etapa reproductiva de una mujer.

 

El cuerpo de la mujer empieza a experimentar diferentes síntomas asociados a este cambio hormonal. Por norma general, los síntomas de la menopausia empiezan a manifestarse sobre los 45 a 50 años y pueden durar de 10 a 15 años dependiendo de cada mujer.

 

¿Qué es la premenopausia?

La menopausia no se presenta en un momento determinado y sin avisar. Suele estar precedida por la premenopausia, un periódo de tiempo que suele durar unos cuatro años y durante el cual la producción de las hormonas sexuales va disminuyendo poco a poco.

 

En esta fase, empiezan a presentarse los primeros síntomas de forma leve. Estas alteraciones fisiológicas y físicas varían en intensidad de una mujer a otra, los periódos menstruales se vuelven irregulares y más cortos y empiezan a aparecer síntomas como hinchazón y dolor de mamas, hinchazón abdominal o insomnio, por ejemplo.

 

Los síntomas de la menopausia

Los síntomas de la menopausia no son iguales en todas las mujeres y pueden cambiar con el tiempo. No todas las mujeres manifiestan todos los síntomas y con la misma intensidad. De hecho, un tercio de todas las mujeres no tienen molestias durante el climaterio.

 

Los más comunes son:

  • Sofocos: los sofocos se sienten como una sensación brusca de calor en el rostro y el cuello. Se suelen acompañar de rojeces en la piel y suelen terminar con sudores fríos. Los sofocos se pueden presentar en cualquier momento durante el día y la noche. Es uno de los síntomas más característicos e incómodos para la mujer.
  •  Alteraciones vaginales: la pared vaginal se vuelve más fina, menos elástica, y la lubricación natural disminuye. Esto puede afectar a la vida sexual de la mujer ya que las relaciones sexuales pueden ser dolorosas (dispareunia).
  •  Problemas urinarios: el perineo también pierde elasticidad, lo que puede provocar incontinencia urinaria al hacer algún esfuerzo (estornudos, risa fuerte). De hecho, entre un 30 y un 40% de las mujeres maduras ha tenido algún episodio de pérdida de orina.
  •  Aumento de peso: durante la menopausia es frecuente sufrir aumento de peso progresivo.
  •  Alteración del estado de ánimo: los cambios hormonales que sufre el cuerpo de una mujer durante la menopausia puede tener una influencia directa en el estado de ánimo y el bienestar. Es frecuente que la mujer se sienta desanimada. De hecho, según el estudio “Las percepciones y los hábitos durante la menopausia” realizado por Cinfasalud, la menopausia afecta negativamente a la autoestima a una de cada cuatro mujeres en España.
  • Riesgo de osteoporósis: con la bajada del nivel de estrógenos, los huesos se vuelven más frágiles y aumenta el riesgo de fractura. Afecta más o menos a todas las mujeres. No obstante, otros factores aparte de la menopausia también pueden favorecer el desarrollo de la osteoporosis como un peso bajo, el consumo de alcohol y tabaco, el sedentarismo o una menopausia precoz.
  • Enfermedad cardiovascular: con la menopausia, las mujeres están más expuestas a las enfermedades cardiovasculares. Atención, la menopausia en sí misma no es un factor de riesgo particular; sobre todo hay que tener en cuenta criterios como el tabaco, la diabetes, la obesidad, la hipertensión, el sedentarismo o los antecedentes familiares.

Cómo tratar los síntomas de la menopausia

 El tratamiento para las molestias de la menopausia varía de una mujer a otra y dependen de la intensidad de los síntomas. Lo más frecuente es que el médico paute tratamientos sustitutivos con hormonas como estrógenos o progesterona. El objetivo es reducir los efectos en la salud de la bajada de estrógenos por la menopausia.

 

Las productos naturales como las isoflavonas de la soja, por ejemplo, pueden ser una opción para mitigar los síntomas más leves. Sin embargo, no existen evidencias reales sobre la eficacia de estos productos para tratar de forma eficaz todos los síntomas.

 

En todo caso, es recomendable acudir al médico para analizar la situación personal de cada mujer y pautar el tratamiento más adecuado para cada caso.

 

¿Cómo prevenir los síntomas de la menopausia?

Todas las mujeres van a vivir el climaterio y por lo tanto no es posible evitar esta etapa natural en la vida de una mujer. Lo que si que es posible es intentar adaptar el estilo de vida para reducir las molestias y síntomas y llevar una vida lo más plena y saludable posible.

 

Las principales recomendaciones son las siguientes:

  1. Mantener unos hábitos de vida saludables.
  2. Realizar ejercicio con regularidad y adaptado a la condición física.
  3. Moderar el consumo de alcohol y café.
  4. Abandonar el hábito tabáquico.
  5. Realizar controles periódicos de tensión arterial, colesterol y glucosa en sangre para prevenir enfermedades y complicaciones.
  6. Acudir a todas las revisiones ginecológicas periódicas.
  7. Consultar con el médico cuál es el mejor tratamiento para tus síntomas.

 

¡Repasa estos consejos motivadores para una vida sana y vive la menopausia con naturalidad!

 

Escribir comentario

Comentarios: 0