ASUNTOS DE PIEL

Por Yackeline González

Asesora en cosmética natural


Vamos a tener una conversación superficial…¡Todo sobre nuestra piel!


Por muchos años luché y uso esa palabra porque describe muy bien lo que fue mi vida durante ese tiempo. Una guerra diaria, una discusión interna, constante, tratando de averiguar lo que estaba mal con mi piel. Desfilé en diferentes consultorios y probé infinidad de productos que prometían eliminar todos mis problemas cutáneo... desde los 22 años empecé a padecer acné y fue escalando su intensidad y cobertura.

 

Cuando miro hacia atrás, agradezco ese evento, porque me permitió iniciar un camino de sanación que aún hoy continúa y pasó de ser un asunto de mera estética al concepto absoluto de SALUD. No somos un poquito sanos o un poquito enfermos, es integral, nuestro cuerpo no aísla partes u órganos, es un trabajo en equipo y todos cuentan.

 

Hoy quiero compartir con ustedes pautas generales de la cosmética natural que han cambiado positivamente mi vida. Recomiendo asistir a cursos referentes a este tema, informarse a través de artículos, libros y buscar la asesoría de un profesional.

La piel es el órgano más extenso y pesado del cuerpo humano. Mide aproximadamente - en un adulto - 2 m2 y llega a pesar 5 kg. Sus funciones incluyen la protección del organismo y su comunicación con el entorno. Entiéndase por organismo, usted y yo.

 

Se renueva en un ciclo de 4 semanas, lo cual es una excelente noticia, ya que podemos mejorar rápidamente nuestra piel.

 

Algunos  factores externos que la pueden modificar son la exposición al Sol, la contaminación y los productos aplicados ( maquillaje, jabones, cremas, aceites, tejidos). En los factores internos, la alimentación. Por ejemplo, las vitaminas que tanto la favorecen e iluminan, o en su detrimento toxinas (alcohol, tabaco y drogas).

 

 

Les comparto algunas recomendaciones básicas para una piel sana, recordando la máxima que somos un todo, no hay órganos menos importantes en nuestro cuerpo.

  • Una alimentación saludable, rica en vegetales e hidratación oportuna (recomiendo verificar la calidad del agua que se ingiere).

Los productos procesados pueden y deben ser reducidos. Lo resumo así: Menos etiquetas en la comida.

  1. En este punto la información es poder, busque ayuda, lea mucho...diría...¡muchísimo!.
  1. Ejercicio físico regular: Menciono un detalle estético muy importante, la piel está estrechamente relacionada con los músculos que se mueven por debajo de ella. Por lo tanto un músculo firme y sano, promueve una piel visualmente más firme.
  2. Aceptación de nuestro cuerpo: Un ejercicio fácil y rápido es observar mi reacción cuando estoy frente al espejo... ¿sonrío o busco huir?...Un auto abrazo en este momento es combustible al corazón... respire profundo y disfrute el abrazo. ¿Se siente mejor? Si es así continúe la lectura.
  • En cuanto a la vestimenta que sea cómoda, permita la transpiración (atención: sudar es sano y ¡humano!) y no provoque alergias o roces molestos. ¡Confiemos en el cuerpo, nos conoce y nos comunica cuando algo le disgusta!
  • ¿Y lo estético? Los perfumes sobre la ropa, NUNCA se rocían directamente sobre la piel. Los productos de cuidado personal se pueden fabricar en casa, teniendo absoluto control sobre sus ingredientes y si no es opción, insto que compremos marcas que se esfuerzan por utilizar ingredientes naturales (es fácil reconocerlos...  ¡Podemos pronunciar lo escrito en la etiqueta!).

Nuestra piel, absorbe y lleva a los vasos sanguíneos la mayoría de los componentes que nos hemos colocado, untado o rociado, por lo que tenemos que ser igual de exigentes con estos productos, como lo somos con nuestra alimentación diaria. La persistencia es la clave para recuperar y mantener la salud.

 

Así que ánimo… ¡Tenemos piel por recorrer!

Fuente 1, 2


 Yackeline González

 

Profesora Industria Textil

 CIPET( Centro de Investigación para el Perfeccionamiento de la Educación Técnica).
Diseñadora de modas

Asesora en aromaterapia y cosmética natural


Escribir comentario

Comentarios: 0