GIMNASIO FLOTANTE EN AGUAS DE PARÍS


Diseñado para navegar por el río Sena, usa la energía generada por los entusiastas del fitness cuando hacen ejercicio.


Cuando nos movemos, producimos energía. Eso quiere decir que, cuando nos ejercitamos, producimos mucho más. Aunque por lo general no pensemos en ello, así como nuestra energía sirve, por ejemplo: para trasladarnos a nosotros mismos cuando andamos en bicicleta, podría servir, si se recolectara, para producir electricidad.

 

Manoj Bharbava, un empresario hindú, creó hace algún tiempo una bicicleta fija que produce en una hora, la energía que un hogar necesita para funcionar todo un día. Y también ya existen plazas de juegos en las que la energía producida (cuando las personas se ejercitan) es utilizada, para iluminar el espacio verde. Pero queda mucho por aprovechar de la energía que los humanos producimos al movernos.

 

Si bien no es la primera vez que se utiliza energía humana de los más deportistas con fines sustentables (en varias parques del mundo, por ejemplo, se usa el movimiento de las personas que hacen ejercicio para iluminar el espacio verde, es sin dudas, el más llamativo.

Los arquitectos italianos del estudio Carlo Ratti Associatihan diseñado un gimnasio flotante accionado por energía humana. Lo más novedoso es que está diseñado para navegar por el Río Sena, así quienes se ejercitan, pueden disfrutar del pasaje del río.

 

El eco-gym, que aún se encuentra en la etapa de diseño, navegará por las aguas del río Sena, en París, y será propulsado por el sistema  TechnogymQUE ARTIS, que usa la energía generada por los  aparatos de ejercicio.

 

Las pantallas de realidad aumentada instaladas en el barco le mostrará a los usuarios tanto la cantidad de energía que producen como datos acerca de las condiciones ambientales del Sena, realizando un seguimiento en tiempo real gracias a los sensores incorporados en el buque y en los equipos de entrenamiento.

 

El diseño del gimnasio imita a los clásicos transbordadores Bateaux Mouches, que llevan a los turistas por el río. Sus enormes ventanales permiten disfrutar del paisaje, por eso podrían utilizarlos no solo los parisinos, sino también los turistas.

 

Está adaptado para utilizar bicicletas ARTIS y cross trainers, que generan la energía necesaria para poder mover el barco, que mide 20 metros de largo y tiene capacidad para 45 personas.

 

El plan es que la embarcación también permanezca abierta por la noche para realizar fiestas y celebraciones. Aunque todavía es solo un diseño, se prevé que muy pronto tanto franceses como turistas puedan disfrutar de él.

 

Fuente: 1, 2, 3

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0