LO QUE DEBÉS SABER SOBRE EL ASMA Y EL DEPORTE


Los síntomas son conocidos por muchos: falta de aire, ahogo, silbidos que pueden derivar en casos graves.


El objetivo de esta celebración, que se realizó por primera vez en 1998, es crear conciencia sobre el asma y mejorar el cuidado del asma en todo el mundo.

 

Hay que destacar que todavía no existe una cura total para este mal, pero si métodos muy interesantes para el control de la misma. Hoy en día es posible tenerla bajo control, llevando una vida saludable.

 

El asma está definida por la Organización Mundial de la Salud como "una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (falta de aire) y sibilancias (silbidos del pecho), que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra".

Y es bastante común: uno de cada diez niños del mundo sufre de esta condición, y un aproximado de 300 millones de personas en el planeta, si contamos los adultos.

 

¿Puedo realizar actividad física y deportes?

La gente que padece asma puede hacer más que practicar deporte, incluso aunque no quieras ser atleta profesional, el hecho de estar activo y hacer deporte puede beneficiar mucho a tu salud.

 

Te ayudará a mantenerte en forma, a mantener un peso saludable e incluso, a fortalecer los músculos pectorales que participan en la respiración. Si tienes asma, esto último es especialmente importante porque puede contribuir a que los pulmones te funcionen mejor.

 

El deporte también tiene fantásticos efectos beneficiosos sobre la salud emocional:

 

  1. El cuerpo fabrica endorfinas, unas sustancias químicas que hacen que la persona se sienta más tranquila y feliz.
  2. El ejercicio físico ayuda a algunas personas a dormir mejor.
  3. Y también puede ser de gran ayuda en algunos problemas psicológicos, como la depresión leve: cuando uno se siente fuerte puede verse a sí mismo con mejores ojos.

¿Cuáles son los deportes más beneficiosos?

Correr o jugar fútbol no son los mejores deportes para las personas que tienen asma. Sin embargo, uno de las prácticas deportivas más recomendadas para mejorar el rendimiento físico, inclusive por personas como Radcliffe o Scholes, es la natación.

 

Para la farmacéutica española Antonia Mangues y la enfermera María Pilar García, esta es la mejor opción para quienes sufren de esta dolencia respiratoria.

 

"Generalmente, nadar es mejor que correr. Efectivamente, la natación es uno de los mejores deportes para los asmáticos, porque no provoca excesiva presión pectoral y se practica en ambiente húmedo", afirman en un documento académico que lleva la firma de ambas profesionales..

 

Sin embargo, muchas personas que tienen asma han llegado a ser campeones olímpicos, por ejemplo: 

  1. El caso más famoso es el del nadador estadounidense Mark Spitz, quien a pesar de sufrir esta enfermedad logró colgarse siete medallas doradas de natación durante los Juegos Olímpicos de Munich 1972.
  2. También el ex futbolista del Manchester United Paul Scholes fue un referente del fútbol británico durante una década y fue capaz de superar esta afección, que le había sido diagnosticada a los 21 años.
  3. De hecho, en los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992), entre el 8 y el 12% de los competidores eran asmáticos.

No hace falta irse al deporte de alta competencia: lo cierto es que si la persona está bajo un tratamiento de control, los expertos afirman que no hay razones para que no pueda practicar una actividad física.

 

¿Qué medidas debés tomar para NO recaer?

 

La mayoría de las personas que sufren asma toman dos clases de medicinas mediante inhalación para mejorar su respiración:

  1. Una para prevenir episodios.
  2. Otra para mantener estables los picos de asma, aunque saben que la dolencia en sí no es algo que se pueda curar, esto les ayuda a controlarlo.

 Es muy importante tener en cuenta que para que hagan efecto los medicamentos no se debe olvidar tomarlos a sus horas respectivas. 

 

Otros deportes

Pero no solo son la natación o las carreras por relevos buenos deportes para las personas que sufren de asma. De acuerdo al médico deportivo John Bottrell, las artes marciales son un ejercicio adecuado debido a que se practica bajo techo y, por lo general, con movimientos cortos que permiten a las personas estar en forma y aumentar masa muscular.

 

También el trabajo con pesas sirve para varias cosas: aumentar masa muscular y perder algo de peso.

"No se trata de lucir como el actor Arnold Schwarzenegger, pero sí hacer un trabajo que sirva para estar en una buena condición física".

 

Otros ejercicios que son buenos para evitar crisis respiratorias son la bicicleta y el caminar: "Si el clima es el adecuado, es una de las mejores formas de actividad física. Y caminar siempre será un buen ejercicio para todos".

Hablá con tu médico sobre tus planes para entrenar y practicar deporte. Tal vez te sugiera algunas estrategias de entrenamiento. Dependiendo de cuáles sean los desencadenantes de tus ataques de asma, es posible que esas estrategias incluyan:

  • Evitar los entrenamientos al aire libre cuando los niveles de polen y esporas sean altos.
  • Respirar por la nariz en vez de la boca al ejercitar.
  • Asegurarte de que siempre dedicas unos minutos al calentamiento antes de hacer ejercicio y al enfriamiento al acabar la sesión.

Estas sugerencias deberían estar escritas en tu plan de acción contra el asma.

 

Aseguráte de que tanto tu entrenador como tus compañeros de equipo sepan que tenés asma y entiendan cuándo necesitás tomarte un respiro, y qué pasos se deberían seguir en caso de que tuvieras una crisis.

Cuando llevés un tiempo, aprenderás a escuchar tu cuerpo y sabrás cómo evitar y/o controlar tus problemas respiratorios.

 

Fuente 1, 2, 3

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0