DESCUBRÍ LA DIFERENCIA ENTRE LA ARTROSIS, LA ARTRITIS Y LA OSTEOPOROSIS


Aunque pueden padecerlas tanto ellos como ellas, un dato curioso sobre las enfermedades degenerativas como la artritis, la artrosis o la osteoporosis es que suelen afectar más a mujeres.


La artrosis, la artritis y la osteoporosis no son lo mismo. Quien padezca alguna de estas condiciones lo sabe bien, pero quienes gozan de una vida libre de estas enfermedades, en ocasiones, tiende a confundir los términos.

 

El hecho más problemático es, sin duda, su cronicidad y el hecho de que sean  enfermedades degenerativas para las cuales no existe un tratamiento efectivo que revierta los orígenes que los provocan.

 

Disponemos, eso sí, de medicamentos paliativos, de terapias enfocadas a disminuir la inflamación, el entumecimiento o el dolor.

Hoy en nuestro espacio queremos explicarte las diferencias entre estas tres condiciones con el fin de entenderlas un poco más. Estamos seguros de que te serán de ayuda.

 

Artrosis, la más común

Dentro de las enfermedades reumáticas, la artrosis es de las más comunes. Estamos ante una enfermedad cuyo origen está en la degeneración del cartílago.

  • Debemos recordar que el cartílago es un tejido que recubre el extremo de los huesos, y que ayuda a que estos puedan moverse sin tocarse los unos a los otros. Si el cartílago pierde resistencia y calidad, aparece el roce, el dolor, la inflamación.
  • La artrosis es muy común en las caderas, las rodillas y los tobillos (todo aquello que soporte el peso de nuestro cuerpo).
  • El dolor suele calmarse cuando la persona descansa y está en reposo.
  • ·Por otro lado, cabe decir que no hay ningún fármaco que resuelva esta condición. Lo que se puede lograr es ralentizar la progresión de la enfermedad, pero nunca detenerla.
  • Si no hemos desarrollado esta enfermedad, y queremos prevenirla, es recomendable practicar deporte de bajo impacto  regularmente y evitar la obesidad.
  • Asimismo, se recomienda llevar una dieta balanceada rica en vitamina C, ya que actúa como precursor de la producción de colágeno. A su vez, si la artrosis ya forma parte de nuestra vida, debemos cuidar de que en nuestra dieta no falte nunca ni la vitamina C, ni minerales como el calcio, el fósforo, magnesio, silicio y el azufre.

Artritis, una enfermedad no asociada al envejecimiento

No, la artritis no llega con los años, ni es una dolencia normativa con la que deberemos convivir llegada la edad avanzada.

A pesar de que hay muchos tipos de artritis, esta enfermedad puede aparecer en niños e individuos con una vida muy activa, deportistas y personas que llevan un ritmo laboral intenso y exigente.

 

En primer lugar, debemos tener muy claro que la artritis puede tener diversos orígenes:

 

  • Origen inmunitario: El sistema inmunitario reacciona de forma adversa contra la membrana sinovial (es esa capa de tejido que recubre la parte interna de la cápsula articular).
  • Orígenes postraumáticos: Sucede cuando recibimos un golpe o cuando hemos pasado mucho tiempo repitiendo un mismo movimiento (trabajar con computador, por ejemplo, puede acelerar este problema).

Asimismo, la acumulación de cristales ocasionados por el ácido úrico puede desembocar en la clásica “gota”.

La artritis suele cursar con un dolor intenso y continuo. Así como la artrosis encuentra cierto alivio en reposo, esta última condición es más persistente.

 

 

Para prevenir la artritis debemos seguir una dieta rica en calcio, ácidos grasos omega 3 y omega 6 y realizar una actividad física moderada en el exterior, permitiendo que nos dé el sol para sintetizar la vitamina D.

 

La osteoporosis, muy común en la mujer

La osteoporosis es una enfermedad sistémica, crónica y desgastante que afecta a nuestros huesos. Lo más común es pasar varios años sin percibir su incidencia, hasta, que de pronto, aparece una fractura sin razón aparente.

 

Es una realidad muy dura para quien la padece. Debemos recordar que el tejido de los huesos se renueva de forma constante, formando estructuras nuevas y desechando el tejido viejo. Sin embargo, en ocasiones, y llegada, la menopausia, (por ejemplo), este equilibrio se altera.

 

Dejamos de formar tejido nuevo con tanta fortaleza o agilidad y, con el tiempo, hay menos densidad ósea, con lo cual, hay mayor riesgos de fracturas.

 

Con la osteoporosis los huesos se vuelven porosos, en especial en la zona de las muñecas, caderas y vertebras.  

 

Para tratar esta enfermedad, nos serán de gran ayuda suplementos dietéticos a base de calcio y vitamina D.

Así mismo, y siempre bajo recomendación médica, también son muy adecuados los bifosfonatos que ayudan a que el calcio penetre en el hueso y lo ayude a regenerarse.

 

En los últimos años, y como dato curioso, han aparecido en el mercado fármacos elaborados a base de anticuerpos monoclonales. Se aplican con pinchazos y mejoran de forma notable la calidad de vida de los pacientes con osteoporosis.

 

Estas enfermedades que se confunden mucho, ya sea porque sus nombres se parecen o porque tienen los mismos síntomas. Por eso es muy importante saber distinguirlas para lograr atacarlas de manera correcta.

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0