¡CUIDADO! FIBROMAS


Aunque los fibromas no tienen por qué ser peligrosos es conveniente que acudás al ginecólogo si presentás alguno de estos síntomas, para que te realicen un examen pormenorizado.


Los fibromas son crecimientos que se desarrollan dentro del útero, principalmente, aunque también pueden existir fuera. Suelen ser benignos y en su mayoría no se asocian con un aumento en la probabilidad de cáncer, sin embargo, si los fibromas crecen muy rápido deben ser monitoreados por el ginecólogo.

 

Existen diversos signos de alarma de los fibromas que te indicarán que algo está yendo mal.

 

¿Qué son los fibromas?

Los fibromas son crecimientos benignos (no es cáncer) en la pared muscular del útero. Estas protuberancias pueden ser muy pequeñas o tan grandes como un melón.

 

Una vez se ha formado el fibroma, tiende a crecer hasta la menopausia, después tiende a reducirse, debido al efecto del estrógeno.

 

Los signos de alarma de los fibromas suelen aparecer principalmente cuando:

  • Se han desarrollado varios fibromas en tu organismo y están ubicados en zonas muy sensibles. 

A continuación te contamos de algunos signos de alarma de los fibromas que debés tomar en cuenta:

 

Problemas en la vejiga

El síntoma más frecuente son las  ganas de orinar con mayor regularidad de la normal. El fibroma incluso puede impedir orinar aun cuando la vejiga está llena, lo cual es incómodo y peligroso.

 

Presión rectal

De la misma forma en que los fibromas pueden presionar la vejiga, también sucede en la parte posterior. En este caso, la presión se siente sobre el recto y provoca la sensación de siempre tener el estómago lleno.

 

Esta presión también causa dificultad para pasar alimentos, evacuar correctamente y es posible que cause el desarrollo de hemorroides.

Aunque otras condiciones pueden provocar síntomas similares, siempre es buena idea que visites a tu ginecólogo si hay antecedentes de fibromas en tu familia.

Malestar o dolor pélvico

Es bastante usual que los fibromas con gran tamaño causen una sensación de malestar y dolor en la región pélvica.

Para algunas mujeres esto resulta incómodo y notorio, sobre todo cuando se agachan o al acostarse, sin embargo, en otras se presenta el síntoma como una sensación de pesadez o de llenura.

 

Una minoría de mujeres puede llegar a sentir un dolor agudo y grave en la región pélvica, esto ocurre porque el fibroma se degenera, lo que puede extenderse de dos semanas a un mes.

 

Dolor en la espalda

El dolor en la espalda es otro de los signos de alarma de los fibromas. Cuando el fibroma se encuentra en la pared posterior externa del útero presiona contra los nervios de la columna vertebral y los músculos de la espalda.

 

Sangrado menstrual abundante

Uno de los signos de alarma más conocidos de los fibromas es, justamente, el sangrado menstrual abundante. Causa una gran incomodidad debido a que en muy corto tiempo es muy grande el flujo menstrual.

 

 

Es recomendable que si tu sangrado menstrual aumenta en cantidad o dolor, debés acudir de inmediato a tu médico. Esto se debe a que las mujeres que sufren de menstruaciones abundantes son propensas a desarrollar anemia, lo que las hará sentir cansadas, débiles y con dolor de cabeza.

Dolor al tener relaciones sexuales

Este síntoma puede aparecer en algunas mujeres y dependerá del tamaño y la ubicación del fibroma.

 

Se percibe cuando en las relaciones sexuales se presenta incomodidad y dolor que puede intensificarse al practicar ciertas posiciones o en ciertos momentos del mes. Lo más importante es que mantengas la buena comunicación con tu pareja para que sepa que el problema no es con él.

 

¿Cómo se tratan los fibromas?

Existen muchas opciones de tratamiento para las mujeres que tienen fibromas. Es posible que los fibromas que no presentan ningún síntoma no necesiten ningún tratamiento.

 

Cuando los fibromas ocasionan síntomas, dentro de las opciones de tratamiento están los medicamentos, procedimientos no invasivos o mínimamente invasivos, o la cirugía tradicional. Su médico le ayudará a determinar cuál es la mejor opción de tratamiento para su fibroma.

 

Preguntas que podés realizar a tu médico:

  • ¿Cuáles podrían haber sido las causas del (de los) fibroma(s) uterino(s)?
  • ¿Cuán grande(s) es (son) el (los) fibroma(s) uterino(s)?
  • ¿Necesito recibir tratamiento para el fibroma uterino?
  • ¿Los fibromas uterinos me ponen en riesgo de tener otras afecciones de la salud?
  • ¿Es seguro para mí hacer ejercicio en forma normal? ¿Qué sucede con la actividad sexual?

Todos estos síntomas son potenciales signos de alarma de los fibromas y les debés prestar atención para evitar que compliquen tu vida diaria. Lo ideal es visitar a tu ginecólogo al menos una vez al año. No obstante, si presentás algún síntoma, acudí al momento.

 

Fuente 1, 2,

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0