SEXUALIDAD EN LA MUJER ADULTA


El problema más frecuente en la mujer suele ser la disminución del deseo sexual


A partir de los 40 o 45 años se inician los procesos de envejecimiento a nivel sexual, siendo un proceso lento y diferente según la persona. En el caso de la mujer es especialmente relevante la menopausia, que influye en la sexualidad de la persona.

 

No obstante, la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) señala que la edad no es el factor determinante en el cese de la actividad sexual. “La mayoría de las personas con pareja siguen participando el sexo. Si las mujeres cesan la actividad sexual, suele ser porque dejan de tener pareja o ésta no puede continuar con esta actividad”.

 

Algunos de los cambios que ellas experimentan según la Universidad de Huelva son:

  • Incapacidad de reproducción causada por la menopausia.
  • Envejecimiento de los ovarios.
  • Reducción de las hormonas sexuales.
  • Disminución del tamaño de la vagina. Además, es menos flexible.
  • Ralentización de la lubricación. Esto da lugar a sequedad y dolor en la penetración.
  • Respuesta sexual más lenta.
  • Menos acidez y más riesgo de infecciones en la vagina.
  • Descenso.

Disfunciones sexuales más frecuentes

Según la AEEM, el problema más frecuente en la mujer suele ser la disminución del deseo sexual. En este problema se incluyen la escasez o ausencia de fantasías sexuales o deseo por las relaciones sexuales, y la angustia personal o dificultades interpersonales.

Otro problema común es la dispareunia, es decir, el dolor continuo o recurrente durante las relaciones sexuales.

 

Sus causas pueden ser físicas:

  1. La sequedad vaginal.
  2. Infecciones vaginales.
  3. Las operaciones, que producen dolor durante un tiempo después.
  4. Las heridas en la zona.
  5. El empleo de algunos medicamentos.

También pueden ser psicológicas, como la angustia mental (estrés o ansiedad), incomodidad o, pensamientos negativos, entre otros.

 

Soluciones para la falta de deseo sexual

  • Counceling: se trata de una actividad médica y psicológica. “Se ofrece empatía, calidez y consideración. Se da información a los pacientes, que pueden hablar sobre sus problemas sexuales, al mismo tiempo que se recoge información para el diagnóstico y tratamiento”, explican desde la asociación.
  • Tratamientos farmacológicos: el médico deberá analizar qué mujeres pueden tratarse con estos medicamentos, pero la asociación señala algunas opciones, como la terapia hormonal.
  • Tratamientos no farmacológicos: llevar una adecuada alimentación, reducir el estrés o cuidar la imagen corporal son algunos de los consejos que da la AEEM. La Universidad de Huelva, añade algunas ideas, como el uso de excitantes (música romántica, novelas eróticas, etc.). Para combatir la sequedad vaginal se pueden utilizar lubricantes o realizar ejercicios pélvicos, así como tener relaciones sexuales frecuentes.

Soluciones para el dolor en las relaciones sexuales

En cuanto a la dispareunia, la Academia Americana de Médicos de Familia aconseja probar diferentes posiciones. “Estando encima de su pareja, se tiene más control sobre la penetración y el movimiento”. También sugiere vaciar la vejiga antes de comenzar, usar lubricación adicional o darse un baño con agua tibia antes de las relaciones sexuales.

 

Si nada de eso funciona, habría que determina cuál es el problema, si es físico o psicológico. En estos casos se debe acudir a un especialista. 

 

La vivencia de la respuesta de satisfacción y de placer sexual en cualquier mujer debe darse de manera espontánea, sin ninguna dificultad al interactuar con su pareja, en condiciones de su propia autonomía, en las distintas edades de su vida, excepto que haya un trasfondo de alteración psíquica o emocional que lo impida.

 

Habrá personas a su alrededor que protestarán, criticarán o juzgarán su proceder, mas no se deje presionar y entregue su derecho, siempre que cuide su salud física y emocional y que se proteja de las infecciones de transmisión sexual y sea discreta, como siempre, está en capacidad de vivir la vida sexual que siempre soñó. Maravilloso disfrutar con madurez y conciencia de todo lo que la vida le ofrece, también de su sexualidad.

 

La mujer puede ser sensual, erótica y plena, a cualquier edad.

 

Fuente 1

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0