SUJETADOR DE CABEZA | UN MAL INNECESARIO


Hospital de Niños advierte sobre riesgo de usar sujetadores de cabeza en sillas para niños.


Aunque parecen una solución ideal para evitar que los niños viajen incómodos cuando se duermen en los busters o sillas para carro, los sujetadores de cabeza representan un riesgo en caso de accidente de tránsito. Impedir que la cabeza se mueva en caso de accidente puede provocar lesiones cervicales.

 

Así lo advirtieron la directora del Hospital Nacional de Niños, Olga Arguedas y el especialista de la Unidad de Trauma de ese centro médico, y Germán Guerrero, quienes aseguraron además, que este tipo de artículos no cuentan con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), ni la Asociación Latinoamericana de Pediatría.

 

Este tipo de bandas hechas con material acojinado lo que hacen es que sujetan la cabeza del niño al asiento del vehículo de manera semi-rígida, evitando que cabeceen cuando se quedan dormidos.

 

Guerrero indicó que en caso de un frenazo o un accidente de tránsito, el hecho de que el cuerpo y la cabeza sean sacudidos a distinta velocidad y fuerza, podría provocar lesiones cervicales graves.

 

Por su parte la directora del Hospital, añadió que al tratarse de artículos de fabricación casera no se tiene garantía sobre los materiales y el proceso de manofactura, que sí deben cumplir las sillas y otros dispositivos aprobados para que viajen en vehículos y que pasan una serie de pruebas antes de llegar al mercado.

 

En el Hospital de Niños aún no tienen registros de accidentes en donde las lesiones hayan sido ocasionadas por usar estas bandas.

De acuerdo con datos del centro infantil, cada mes se atienden alrededor de 12 casos de menores involucrados en accidentes de tránsito. De ahí la importancia de que los menores utilicen los dispositivos de seguridad para viajar en carro, adecuados según su peso y talla.

 

En los últimos cinco años se han registrado entre nueve y diez muertes anuales. Estos niños fallecieron en el sitio del accidente debido a que no viajaban con un dispositivo de seguridad.

 

Cuando el niño sale expulsado, solo el 75% sobrevive. Además de ese 75% que sobrevive solo un 4% lo hace sin lesiones de carácter importante.

 

En el 2016, el Hospital recibió 283 niños con lesiones producto de accidentes de tránsito, de los cuales 134 tuvieron que quedar internados.

Así que, por el bien de sus niños no lo utilice, ya que la “cura” puede ser más grave que UN MOMENTO de incomodidad.

 

Fuente 1

Te recomendamos:

Escribir comentario

Comentarios: 0